Llega el buen tiempo y, con él, el bombardeo diario por televisión y en revistas de productos adelgazantes. Vamos a ver algunos tipos, y por qué NO FUNCIONA ninguno.
– Los que aceleran el metabolismo – antiguamente llegaban a contener anfetaminas. De sobra es conocido lo perjudicial que es este tipo de DROGA. Prometen quemar grasas, pero en realidad lo que hacen es aumentar la frecuencia cardiaca, y puede tener efectos muy perjudiciales sobre la glándula tiroidea.
– Los que dicen que absorben grasa – Nada más lejos de la realidad. El paciente debe de llevar, junto con las pastillas, una dieta muy baja en grasas, porque si no, se producirán diarreas y deposiciones aceitosas.También se corre el riesgo de sufrir déficit de vitaminas liposolubles, como la A y la D.
– Las que actúan sobre el receptor del cerebro encargado del hambre y la saciedad – Puede aumentar el riesgo de hipertensión, infarto cerebral o infarto cardiaco. Este medicamento fue prohibido en Australia, Canada, China, la Unión Europea, India, México y Estados Unidos. En pacientes con enfermedades cardiovascular previa aumenta el riesgo de infartos al miocardio no letales.
– Las saciantes – Llevan un gran contenido en fibra y hay que tomarlas con mucha agua para que se hinchen en el estómago. Lo que realmente hacen es provocar una distensión en el estómago, haciendo que cuando las dejes tengas muchísima hambre y se produce un brutal efecto rebote.

Estas son algunas, pero realmente NINGUNA se ha demostrado que sean efectivas para la pérdida de peso, y menos aún y más importante, para una buena reeducación nutricional y cambio de hábitos alimentarios.

Si quieres perder peso… acude a un NUTRICIONISTA!!!!

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: